– Cariño, por favor, lleva al perro a que le corten la cola.
– Pero, ¿por que?, y precisamente hoy… sabes que esta tarde llega mi madre.
– Por eso, por eso…
¡no quiero que tu madre piense que alguien se alegra por su visita!