Un madre grita a su hijo pequeño:
– ¡Pero Pepito, mira que eres trasto!, me tienes harta. No quiero verte en todo el día ¿entendido?
Pepito no se agobia demasiado, pero se acerca al interruptor de la luz…
– ¿pero a donde vas?
– A apagar la luz…