Un día la maestra le dijo a Jaimito:
– A tu edad yo me sabía todos los nombres de los países.
Y Jaimito le contesta con una voz muy insultante:
– Pues en ese tiempo existían dos o tres solamente, maestra.