Dios mío, yo te pido:
– Sabiduría para entender a mi jefe,
– Amor, para perdonarle
– Paciencia para seguirlo,

Porque Dios si te pido fuerza, ¡si te pido fuerza!, le meto una ostia que lo reviento.