Dos niños están hablando y uno le dice a otro:

– ¿Cómo te llamas tú?

El otro contesta:

– Yo,  Pablo, pero cuando estornudo todos me llaman Jesús