Un día llega un niño y le dice a su padre:
Papi, papi, papi, fíjate que hoy, el entrenador de fútbol me dijo que yo era una promesa de gol.
Y su padre emocionado le dice:
¿Jugaste de delantero?
Y el niño le responde:
¡No, de portero!