Una pareja de esposos discutía, y el marido dice:
– Es que tu mamá tiene la culpa de todo.

La esposa responde:
– Si, ya se que tu no quieres a mi mamá.
– Quien dice que no quiero a tu madre, si yo la quiero igual que a la cerveza…

La esposa, conocedora de la pasión de su cónyuge por la cerveza, le dice con tono de interrogación:
– ¿Tu quieres a mi mamá igual que a la cerveza?
– Si, quiero a tu madre como a la cerveza, porque la quiero fría, con la boca abierta y echando espuma…