El reo, momentos antes de aplicarle la pena de muerte, oye la fatídica frase.
– ¿Cuál es su último deseo?
– No estar presente en la ejecución.
– No diga tonterías. Esto no es posible. Pida otro deseo.
– Está bien. Pues quiero aprender japonés.