Un niño viene corriendo y gritando del colegio:

– ¡Mamá, mamá!

– ¿Qué pasa hijo?, preguntó la madre

– ¡Un niño de la escuela me pegó!

– ¿Y quién era?

– No sé como se llama.

– Entonces, ¿cómo lo vamos a reconocer?

– Aquí tengo su oreja, ¿crees que sirva de algo?