– ¿Por qué no tiene patas tu perro?
– Porque lo atropelló un coche.
– ¿Y cómo se llama?
– No tiene nombre.
– ¿Y eso?
– Para que le voy a poner nombre si cuando lo llame no va a venir.