– ¡Mamá, mamá! Dile al abuelito que me lleve a hacer pipí.
– Que te lleve tu padre, que el abuelo está ya acostado…
– ¡No! Me gusta más el abuelo, que le tiembla la mano…