Dos amigos:
– Pues estoy muy preocupado por el futuro de mi matrimonio.
Resulta que ayer, al despertarme, no me acordé de que había pasado la noche en casa, y lo primero que hice al levantarme fue dejar un billete de mil duros en la mesilla de mi esposa.
– Joer, que metedura de pata. Y tu esposa que dijo?
– Nada; cogió el billete, se lo guardó en el escote, y se volvió a dormir.

Dos amigos:
– Pues estoy muy preocupado por el futuro de mi matrimonio.
Resulta que ayer, al despertarme, no me acordé de que había pasado la noche en casa, y lo primero que hice al levantarme fue dejar un billete de mil duros en la mesilla de mi esposa.
– Joer, que metedura de pata. Y tu esposa que dijo?
– Nada; cogió el billete, se lo guardó en el escote, y se volvió a dormir.