Se encuentran dos amigos por la calle y dice uno:
– Pepe, te veo preocupado.
– Es que por poco atropello a mi suegra.
– ¿Te fallaron los frenos?
– No, no, el acelerador.