Es un hombre que llega a una farmacia y dice:

¿Tiene usted preservativos negros?, la farmaceútica responde:
¿Y para qué los quiere?
Y dice: Es que se ha muerto mi amigo y voy a darle el pésame a la viuda.