Roberto le pregunta a su amigo:
– ¿ Sabes cuál es la diferencia entre una pulga y un elefante?
– Pues no, la verdad no caigo.
– Bueno, ya va siendo hora de que te pongas gafas