Entra un borracho a un bar y grita:
-¿Quién se cree muy gallo?

Todos los que estaban dentro se quedan callados, pasa un rato y después de varias copas grita de nuevo.
-¿Quién se cree muy gallo?

Y se para un hombre de 1.90 de estatura y le dice:
-Yo, yo me creo muy gallo, ¿Por qué?

Y le contesta el borracho:
-No sólo para que me despiertes a las 5 de la mañana