Martín y su esposa de charla en el salón, su mujer le pregunta :
– ¿Mi amor, a ti en qué animal te gustaría reencarnarte?
– Bueno, nunca lo había pensado, pero me gustaría ser perro.
– ¡No, no vale repetir!