Dos amigos se encuentran por la calle:
– Caramba, Isidro, ¡vaya reloj que llevas!
– ¿te gusta?
– Mucho, te habrá costado…
– Tres años de cárcel