Un niño llega a su casa el último día de clase:
– Papá, papá, ¿recuerdas que me dijistes que me harías un regalo muy caro si pasaba de curso?
– Si, claro que me acuerdo, ¿por qué?
– ¡Pues alégrate, papá, te he ahorrado ese gasto!