El sacerdote católico le dice al ministro presbiteriano :

– Bueno, pero en el fondo los dos estamos haciendo el trabajo del Señor, tu a tu manera y yo a la Suya.