En cierto pueblo hay una familia pelirroja, y un dia la madre da a
luz y el niño resulta ser rubio. El padre, que era muy politicamente
correcto, se cabrea cantidad y va a ver al unico hombre rubio del pueblo.
– Hombre, Cornelio, que tal ? Ya ha parido tu mujer ?
– Mira, no me hables, que vengo con un cabreo… sabes que el niño ha salido rubio ?
– Bueno, pero hombre, no te precipites ! La naturaleza a veces juega unas bromas muy raras… mira, sin ir mas lejos, ahi tienes el rebaño de cabras del Eulogio, todas ellas son amarronadas, excepto una, que es completamente roja !
El padre se queda paralizado por un momento, y luego dice :
– Mira, vamos a hacer un trato. Yo no le digo nada a nadie de mi
hijo, y tu no le dices nada a nadie de la cabra.

En cierto pueblo hay una familia pelirroja, y un dia la madre da a
luz y el niño resulta ser rubio. El padre, que era muy politicamente
correcto, se cabrea cantidad y va a ver al unico hombre rubio del pueblo.
– Hombre, Cornelio, que tal ? Ya ha parido tu mujer ?
– Mira, no me hables, que vengo con un cabreo… sabes que el niño ha salido rubio ?
– Bueno, pero hombre, no te precipites ! La naturaleza a veces juega unas bromas muy raras… mira, sin ir mas lejos, ahi tienes el rebaño de cabras del Eulogio, todas ellas son amarronadas, excepto una, que es completamente roja !
El padre se queda paralizado por un momento, y luego dice :
– Mira, vamos a hacer un trato. Yo no le digo nada a nadie de mi
hijo, y tu no le dices nada a nadie de la cabra.