– ¿Sabes que Lili y Roberto se divorcian?, dice una señora muy moderna a una amiga.
– Pero, ¿es posible? ¡Si la quería tanto!
– ¿De quién ha sido la culpa?
– De Roberto naturalmente: imaginate que un día volvió a casa antes de lo normal, sin avisar.

– ¿Sabes que Lili y Roberto se divorcian?, dice una señora muy moderna a una amiga.
– Pero, ¿es posible? ¡Si la quería tanto!
– ¿De quién ha sido la culpa?
– De Roberto naturalmente: imaginate que un día volvió a casa antes de lo normal, sin avisar.