Sujetador a la vista
– Cariño, se te ve el sujetador.
– Eso no es malo. Hay quien lo enseña adrede.
– Lo que tú digas, pero así no salgo contigo a la calle, Juanjo.