Esto es un hombre que llega a su casa y le dice a su mujer

-¡Pepa! Hoy te voy a dar una sorpresa, he comprado condones olímpicos.

Dice la mujer:

– ¡Condones y olímpicos, Mauricio!, ¿y para qué?

El marido responde:

– No se Pepa… Pero yo esta noche me voy a poner el de oro, haber que pasa.

– dice la mujer:

– ¡El de Oro!…, Mejor te pones el de Plata, haber si por una vez en tu vida acabas el segundo.

Esto es un hombre que llega a su casa y le dice a su mujer

-¡Pepa! Hoy te voy a dar una sorpresa, he comprado condones olímpicos.

Dice la mujer:

– ¡Condones y olímpicos, Mauricio!, ¿y para qué?

El marido responde:

– No se Pepa… Pero yo esta noche me voy a poner el de oro, haber que pasa.

– dice la mujer:

– ¡El de Oro!…, Mejor te pones el de Plata, haber si por una vez en tu vida acabas el segundo.