Va un tio muy bien vestido por la calle y le dice a un chaval que pasa por allí:
– Oye chaval!! no te gustaría ser testigo de jehova??? y le dice el muchacho
– eh! eh!! que yo ni conozco a ese tio, ni he visto el accidente.