Iban dos tíos, tan, pero tan ignorantes, que uno le dice al otro:
Oye Juan, ¿de qué letra a qué letra va el abecedario?
Y de la A a la Z.
Pero que burro que eres Juan, el abecedario va de la A a la O AbecedariO.