Le dice un amigo a otro:

– Antes…, todas las mujeres iban detrás de mí.

Y pregunta el amigo extrañado:

– ¿Y ahora por qué no?

Responde este:

– Es que…, ya no robo bolsos.