Un torero llega a un hospital con una cornada de no te menees y en la sala de urgencias coincide con una embarazada. Como el torero no paraba dequejarse, la mujer le espeta:
– No se queje hombre, que lo mio es mucho mas doloroso y mire, ni me inmuto.
– Si ya, pero lo mio es de una corrida.
– Y lo mio de que se cree usted que ha sido ?

Un torero llega a un hospital con una cornada de no te menees y en la sala de urgencias coincide con una embarazada. Como el torero no paraba dequejarse, la mujer le espeta:
– No se queje hombre, que lo mio es mucho mas doloroso y mire, ni me inmuto.
– Si ya, pero lo mio es de una corrida.
– Y lo mio de que se cree usted que ha sido ?