Un matrimonio sentados a la mesa, de la puerta de un bar, y el hombre no paraba de mirar a una chica borracha que estaba sola, en una mesa de al lado, esta balanceando su copa.

– Y la mujer mosqueada le pregunta: ¿La conoces?

El hombre responde:

– Sí…, la conozco…, ella es una antigua novia, que empezó a beber después de separarnos, hace ya bastantes años y, por lo que sé, nunca más ha vuelto a estar sobria.

Dice la mujer asombrada:

– ¡¡Dios mío…!!, Y…, ¿todos estos años celebrándolo?

Un matrimonio sentados a la mesa, de la puerta de un bar, y el hombre no paraba de mirar a una chica borracha que estaba sola, en una mesa de al lado, esta balanceando su copa.

– Y la mujer mosqueada le pregunta: ¿La conoces?

El hombre responde:

– Sí…, la conozco…, ella es una antigua novia, que empezó a beber después de separarnos, hace ya bastantes años y, por lo que sé, nunca más ha vuelto a estar sobria.

Dice la mujer asombrada:

– ¡¡Dios mío…!!, Y…, ¿todos estos años celebrándolo?