Llega una persona a la barra de un bar pide al camarero:
– Camarero, por favor, ¿me pone una cerveza bien fresquita?
El camarero, dirigiendose hacia el grifo, le pregunta al cliente:
– ¿De presión?
– No, alcoholismo.