Esto era un hombre que llega ante un juez:

– Señor juez, quiero divorciarme porque desde hace 15 años mi mujer me tira los trastos a la cabeza.

– ¿Y por qué no ha pensado en divorciarse antes?

– Es que cada vez tiene mejor puntería.

Esto era un hombre que llega ante un juez:

– Señor juez, quiero divorciarme porque desde hace 15 años mi mujer me tira los trastos a la cabeza.

– ¿Y por qué no ha pensado en divorciarse antes?

– Es que cada vez tiene mejor puntería.