– Mi amor compre un cerdo, dónde lo metemos?
– En casa!
– Y el olor?
– Bueno, ya se acostumbrará…