El niño a su papá:
– ¡Papá, papá, vinieron a preguntar si aquí vendían un burro!
– ¿Y qué les dijiste, hijo?
– Que no estabas.