Un policía detiene a un coche en la carretera y se sucita la siguiente conversación:
-¿Cuál es el problema oficial?
-Iba por lo menos a 100 k/h y el límite es de 80.
-¡No oficial! Yo sólo iba a 70.
La esposa interrumpe:
-Vamos, Ricardo, ibas a 110. -El señor mira fulminantemente a su mujer-
-También lo voy a multar por la direccional que tiene rota.
-¿Direccional rota?, no me había dado cuenta, oficial.
-Vamos, Ricardo, desde hace semanas que lo sabes. -El señor vuelve a ver furioso a su mujer-
-Y se merece otra multa por no traer el cinturón de seguridad.
-Pero oficial, apenas me lo quité cuando usted me detuvo.
-Vamos, Ricardo, tú nunca te pones el cinturón.
El señor le dice a su esposa:
-¡Ya cierra el pico!!!
Entonces el oficial le dice a la señora:
-Oiga, ¿su marido siempre le habla en ese tono?
-No, sólo cuando está borracho

Un policía detiene a un coche en la carretera y se sucita la siguiente conversación:
-¿Cuál es el problema oficial?
-Iba por lo menos a 100 k/h y el límite es de 80.
-¡No oficial! Yo sólo iba a 70.
La esposa interrumpe:
-Vamos, Ricardo, ibas a 110. -El señor mira fulminantemente a su mujer-
-También lo voy a multar por la direccional que tiene rota.
-¿Direccional rota?, no me había dado cuenta, oficial.
-Vamos, Ricardo, desde hace semanas que lo sabes. -El señor vuelve a ver furioso a su mujer-
-Y se merece otra multa por no traer el cinturón de seguridad.
-Pero oficial, apenas me lo quité cuando usted me detuvo.
-Vamos, Ricardo, tú nunca te pones el cinturón.
El señor le dice a su esposa:
-¡Ya cierra el pico!!!
Entonces el oficial le dice a la señora:
-Oiga, ¿su marido siempre le habla en ese tono?
-No, sólo cuando está borracho