-Me contaron que tú y tu novia rompisteis, ¿qué paso?
– Pues que no soy rico ni tengo trabajo.
– ¿No dijiste que eres sobrino del dueño de unos almacenes?
– Sí, ¡rompió enseguida conmigo y hoy es mi tia!

-Me contaron que tú y tu novia rompisteis, ¿qué paso?
– Pues que no soy rico ni tengo trabajo.
– ¿No dijiste que eres sobrino del dueño de unos almacenes?
– Sí, ¡rompió enseguida conmigo y hoy es mi tia!