– ¿Por qué las mujeres casadas casi nunca se emborrachan?
– Porque no soportan ver a su marido dos veces.