En una casa, una chica en su habitación, la que se mira en el espejo y se dice a ella misma:

– Umm que buena que estoy…, Ummm…, necesito a un hombreeee…,

Y repite una y otra vez:

– Umm que buena que estoy…, Ummm…, necesito a un hombreeee…

Cuando pasa su hermano por el pasillo y oye y ve lo que esta diciendo:

– Umm que buena que estoy…, Ummm…, necesito a un hombreeee…

Al otro día vuelve a pasar el hermano por el pasillo y mira a la habitacion de su hermana y ve que esta en la cama con un hombre.

Cuando se marchan entra el hermano en la hacitacion y se pone delante del espejo y dice:

– Umm que bueno que estoy…, Ummm…, mecesito una motoooo…

– Umm que bueno que estoy…, Ummm…, mecesito una motoooo…